¿Por qué se van a perder la mayoría de las producciones digitales escolares?

En los últimos 20 años la tecnología ha ido irrumpiendo desde distintos ángulos en los quehaceres de los centros educativos. Algunos centros han incorporado aulas de ordenadores, pizarras digitales y wi-fi, como complemento a la formación más tradicional. Otros han apostado por un modelo más tecnológico cambiando libros y libretas por ordenadores portátiles o iPads. Y algunos incluso han utilizado las nuevas tecnológicas para desarrollar métodos educativos más modernos.

Sea cual sea el nivel de protagonismo que haya adquirido la tecnología, la producción de documentos, trabajos, productos multimedia y publicaciones en Internet supone al acabar cada curso un volumen considerable de contenidos digitales. De hecho, este volumen de producciones es tan grande que no tiene parangón con ningún momento anterior de la historia de la educación.

Sin embargo, la supervivencia de todos estos contenidos no depende en la mayoría de los casos de los autores, ni tan siquiera de los centros educativos. La realidad es que cada uno de estos archivos digitales está condicionado por dos factores: la tipología de archivo y el lugar donde se halla guardado.

1280px-Wikimedia_error_404.png__1280×960_

El primer factor tiene que ver con la obsolescencia de programas y formatos con los que se ejecutan determinados contenidos digitales. Por ejemplo, con la aparición del HTML5, los archivos flash están quedando obsoletos, dejando inoperativos muchos juegos, animaciones y páginas web. ¿Qué pasaría con todas las fotografías almacenadas si el archivo JPG se sustituye por uno mejor?

El segundo factor, a diferencia de lo que creen la mayoría de los usuarios, depende de las compañías que alojan contenidos online; ya sea porque se trata de un servicio web 2.0, o ya sea porque es un servicio de almacenaje en la nube. Por mucho que cada usuario acceda a estos contenidos mediante un enlace o a través de una contraseña, la existencia física del contenido depende del mantenimiento del servidor donde se halla y, por consiguiente, dela empresa propietaria. Es decir, ¿qué ocurriría si mañana Wikipedia, Blogger o Dropbox dejan de estar operativos?

Estos dos factores contrastan con una realidad muy extendida. Los contenidos producidos en los centros educativos se conservan mediante un servidor propio y con copias de seguridad periódicas solo en algunos casos. La mayoría de estos contenidos existen únicamente en su versión publicada en páginas web, blogs, wikis y otros servicios 2.0. De manera que su tendencia tecnológica y natural será desaparecer más rápidamente de lo que desafortunadamente somos conscientes.

¿De qué manera podrán hacer frente a este reto los centros educativos?

Compártelo en ...Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0

One thought on “¿Por qué se van a perder la mayoría de las producciones digitales escolares?

  • Ya hace mucho tiempo que me preocupa este tema, como el de guardar el contenido de mis blocs en una memoria pdf o las video-producciones (absurdo,si). Hay contenidos y producciones de mis alumnos que son excelentes y pueden desaparecer y/o dejar de ser compatibles con nuevos formatos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *